Post Image

¿Que es Lean Management?

El Lean Management es una metodología operativa o modelo de gestión que pone el enfoque en la satisfacción del cliente. En lugar de comprar, producir o diseñar unos productos y servicios para luego lanzarlos al mercado, las organizaciones toman como punto de partida la adaptación interna para conocer al máximo las necesidades de sus clientes y sus propios procesos de trabajo.

Los principios fundamentales de la metodología Lean se basan en eliminar todas las formas de desperdicio y en aumentar el valor percibido por el cliente con todo lo que se hace. Además, la administración debe apoyar y alentar la mentalidad Lean en toda la organización a todos los niveles. Lean significa hacer más con menos y hacerlo mejor.

¿Por qué implementar la metodología Lean?

En la dirección empresarial, disponer de un modelo de gestión es vital para marcar la estrategia directiva. Todo líder empresarial debe tener claros cuáles son sus objetivos y aprovechar las ventajas del Lean Management para reducir las ineficiencias y los sobrecostes al mismo tiempo que se trabaja en la máxima satisfacción del cliente.

Una de las grandes ventajas del Lean Management es que no requiere de una gran inversión. Precisamente de lo que se trata es de analizar y conocer en profundidad los procesos de trabajo actuales para detectar herramientas, intermediarios y agentes que forman parte de él, así como todos los elementos que forman parte del proceso productivo o en el ciclo de valor de nuestros productos.

Mediante un análisis de la trazabilidad del producto y de los flujos de trabajo, podemos conocer qué elementos están fallando y actuar sobre ellos para mejorar la productividad. Esto permite ser más eficientes, conseguir una mayor satisfacción del cliente y reducir los gastos innecesarios, aumentando la rentabilidad.

Por otra parte, el Lean Management ayuda también a nivel estratégico, ya que permite innovar para alejarnos de la competencia. La innovación generada bajo este método puede hacerse de manera rápida y constante, ajustándose a los cambios en el mercado. No se trata de ofrecer siempre los mismos productos y servicios, sino de adaptarlos para lograr la mayor satisfacción del cliente y eliminar las deficiencias de los procesos productivos que están incrementando los costes.

¿Es posible que los residuos ocultos aumenten el coste de los productos y servicios? Para asegurar la supervivencia a largo plazo en la economía actual, las organizaciones deben reducir continuamente el desperdicio.

Lean ayuda a identificar ocho tipos de residuos:

Movimiento: movimiento innecesario del personal, equipo o información debido a la disposición inadecuada del espacio de trabajo, piezas o herramientas faltantes y problemas ergonómicos

Transporte: transporte de artículos o información que no se requiere para realizar el proceso de una ubicación a otra

En espera: tiempo en espera de piezas, herramientas, suministros o el paso del proceso anterior

Sobreproducción: Producir más productos de los necesarios para satisfacer la demanda actual.

Defectos: productos o servicios no conformes que requieren recursos para corregirlos.

Inventario: inventario o información que se está almacenando o no se está procesando debido a un desequilibrio en la línea o sobreproducción

Talento no reconocido: no involucrar efectivamente a los empleados en el proceso y utilizar completamente sus conocimientos y habilidades

Procesamiento adicional: actividad que no agrega valor ni es necesaria para producir una parte, producto o servicio que funcione.

Al identificar y eliminar continuamente el desperdicio en los procesos, podemos reducir los costes y aumentar el margen. Lean, aplicado correctamente, permite que una organización sea más adaptable a los cambios en el mercado y la economía.

 

¿Quieres saber más sobre Lean Management y cómo aplicarlo a tu empresa?

¡Contacta con nosotros!

Siguiente
¿Qué es el DISC?